Abacavir ICU VITA (Cuenta con bioequivalencia)

Composición:

Abacavir (como sulfato)......................................300 mg

Excipientes c.s.p. .................... 1 comprimido recubierto.

 

Presentación:

Envase conteniendo 60 comprimidos recubiertos.

 

Acción terapéutica:

Análogo nucleosídico, inhibidor competitivo de la transcriptasa reversa del VIH-1 y VIH-2, incluyendo cepas de VIH –1 resistentes a zidovudina, zalcitabina, didanosina y nevirapina.

 

Farmacocinética:

Abacavir se absorbe rápida y adecuadamente con una biodisponibilidad de 83 %.

El tiempo para la máxima concentración sérica es de 1,5 horas después de su administración oral.

La administración de alimentos retrasó la absorción y disminuyó la Cmax. pero no afectó la concentración plasmática total, por lo que el Abacavir puede ser administrado con o sin alimentos.

Los estudios in vitro, indican que el Abacavir se fija en un moderado nivel (49%) a las proteínas plasmáticas humanas a concentraciones terapéuticas. Esto indica una baja probabilidad de interacciones con otras drogas por desplazamiento por unión proteica.

El Abacavir es metabolizado principalmente por el hígado y cerca del 2% es excretado sin cambios por vía renal. Se producen metabolitos carboxilo y glucurónidos que se encuentran cerca del 66% en la orina.

La vida media promedio de Abacavir es de 1,5 horas. Después de administrar varias dosis orales de 300 mg de Abacavir dos veces al día, no hay evidencia significativa de acumulación del compuesto.

Dada la metabolización hepática está contraindicado en hepatopatías moderadas y severas.

En casos de insuficiencia hepática la AUC de Abacavir aumenta un 89% y 58% la vida media luego de dosis simples de 600 mg de Abacavir.

Los pacientes con hepatopatía leve deben recibir 200 mg de Abacavir dos veces al día, no se ha estudiado en caso de hepatopatías graves por lo cual se contraindica su uso en esos casos.

Ancianos: la farmacocinética del Abacavir no ha sido estudiada en pacientes mayores de 65 años. En el tratamiento de estos pacientes debe considerarse su mayor frecuencia de alteraciones de la función hepática, renal y/o cardíaca, enfermedades crónicas y otras drogas administradas concomitantemente.

La farmacocinética del Abacavir en el caso de insuficiencia renal terminal es similar a la de pacientes con función renal normal, por lo tanto no se requiere reducción de la dosis en los pacientes con daño renal.

 

Indicaciones:

Abacavir está indicado en el tratamiento antirretroviral combinado para el tratamiento de la infección por el Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH) en adultos, adolescentes y niños.

Antes de iniciar el tratamiento con Abacavir, se debe llevar a cabo una prueba de detección del alelo HLA-B*5701 en los pacientes infectados por el VIH, independientemente del origen racial. Abacavir no se debe emplear en pacientes portadores del alelo HLA-B*5701.

 

Mecanismo de acción:

El Abacavir es un inhibidor de la transcriptasa reversa análogo nucleosídico, es un potente antiviral contra VIH-1 y VIH –2. Es metabolizado intracelularmente a su molécula activa, carbovir 5-trifosfato. Los estudios in vitro han demostrado que inhibe a la enzima transcriptasa reversa del virus VIH, lo que resulta en la terminación de la cadena y la interrupción del ciclo de replicación viral.

El Abacavir muestra una sinergia in vitro al combinarse con nevirapina y zidovudina. Se ha demostrado el efecto aditivo en combinación con didanosina, zalcitabina, lamivudina y stavudina.

Se han seleccionado in vitro cepas de VIH –1 resistentes al Abacavir, asociadas con cambios genotípicos específicos de la transcriptasa reversa (codones M184V, K65R y Y115F).

La resistencia viral al Abacavir se desarrolla en forma relativamente lenta in vitro e in vivo, requiriendo múltiples mutaciones para alcanzar un incremento de ocho veces más en la CI50 con respecto al virus primario original, lo que puede ser clínicamente importante.

Las cepas resistentes al Abacavir pueden también mostrar una sensibilidad disminuida a la lamivudina, zalcitabina y/o didanosina, pero permanecen sensibles a la zidovudina y stavudina.

Existe poca probabilidad de resistencia cruzada entre abacavir y los IP o inhibidores no nucleosídicos de la trasnscriptasa reversa (INNTR.)

La falla al tratamiento posterior a la terapia inicial con Abacavir, lamivudina y zidovudina principalmente se asocia con la mutación M184V, manteniendo así opciones terapéuticas para una segunda línea de tratamiento.

El Abacavir penetra al LCR y reduce los niveles de VIH –1.

La combinación con otros antirretrovirales, puede jugar un papel importante en la prevención de complicaciones neurológicas relacionadas con el SIDA y retrasar la aparición de resistencias en el SNC, un conocido reservorio de infección.

 

Posología:

Por vía oral con o sin alimentos. Los comprimidos deben deglutirse enteros. Alternativamente, aquellos pacientes con dificultades para tragar los comprimidos enteros, pueden partirlos y añadirlos a una pequeña cantidad de comida semi-sólida o líquido, la cual se debe tomar inmediatamente

Adultos, adolescentes y niños (de al menos 25 kg de peso):

La dosis recomendada de Abacavir es de 600 mg al día. Esta dosis puede ser administrada como 300 mg (un comprimido) dos veces al día o como 600 mg (dos comprimidos) una vez al día .

Niños (con un peso menor de 25 kg):

Se recomienda ajustar la dosis de Abacavir de acuerdo a las franjas de peso.

Niños entre un peso de 20 kg a 25 kg: La dosis recomendada es de 450 mg al día. Puede administrarse como 150 mg (medio comprimido) tomado por la mañana y 300 mg (un comprimido entero) tomado por la noche ó 450 mg (un comprimido y medio) tomado una vez al día.

Niños entre un peso de 14 kg y menos de 20 kg: La dosis recomendada es de 300 mg una vez al día. Puede ser administrada como 150 mg (medio comprimido) dos veces al día, o como 300 mg (un comprimido entero) una vez al día.

Niños menores de tres meses de edad: La experiencia clínica en niños menores de tres meses es limitada y es insuficiente para recomendar posologías específicas.

Los pacientes que cambien su pauta posológica de dos veces al día a una vez al día deben tomar la dosis recomendada en una sola toma al día (como se describe anteriormente) aproximadamente 12 horas después de la última dosis tomada de la pauta posológica de dos veces al día y luego continuar tomando la dosis recomendada una vez al día (como se describe anteriormente) aproximadamente cada 24 horas. Cuando se vuelve a la pauta posológica de dos veces al día, los pacientes deben tomar la dosis diaria recomendada en dos veces, aproximadamente 24 horas después de la última dosis tomada de la pauta posológica de una vez al día.

Poblaciones especiales:

Insuficiencia renal: No es necesario ajustar la dosis en pacientes con disfunción renal. No obstante, Abacavir no está recomendado en pacientes con enfermedad en fase terminal.

Insuficiencia hepática: Abacavir se metaboliza principalmente en el hígado. No pueden hacerse recomendaciones posológicas en pacientes con insuficiencia hepática leve. No hay datos disponibles en pacientes con insuficiencia hepática moderada por tanto, no se recomienda el uso de Abacavir a menos que se considere necesario. Si se utiliza Abacavir en pacientes con insuficiencia hepática leve o moderada, será necesario realizar una estrecha monitorización, y si es posible, se recomienda controlar los niveles plasmáticos de Abacavir. Abacavir está contraindicado en pacientes con insuficiencia hepática grave.

Pacientes de edad avanzada :

No se dispone actualmente de datos farmacocinéticos en pacientes mayores de 65 años.

 

Contraindicaciones:

En pacientes con hipersensibilidad al Abacavir o cualquiera de sus componentes y en la insuficiencia hepática severa.

 

Precauciones generales:

Se debe informar a los pacientes que el tratamiento antirretroviral actual, incluyendo Abacavir, no ha probado prevenir el riesgo de transmisión a otros a través del contacto sexual o por contaminación hemática, por lo tanto se debe continuar con las precauciones adecuadas.

Abacavir está asociado a un riesgo de reacciones de hipersensibilidad (RHS) caracterizadas por fiebre y/o erupción con otros síntomas que indican implicación multiorgánica. Algunas RHS han sido potencialmente mortales, y en algunos casos han sido mortales, cuando no se han tratado adecuadamente.

El riesgo de que ocurran RHS con Abacavir es alto para pacientes portadores del alelo HLA-B*5701. Sin embargo, las RHS con Abacavir se notificaron con menor frecuencia en pacientes que no eran portadores de este alelo.

Por tanto, se debe proceder de la siguiente manera:

-Documentar el estatus del HLA-B*5701 antes de iniciar el tratamiento.

-Nunca se debe iniciar en pacientes con HLA-B*5701 positivo, ni en pacientes con HLA-B*5701 negativo que hayan tenido sospecha de RHS a Abacavir en tratamientos previos con medicamentos que contienen Abacavir.

-Interrumpir inmediatamente, incluso en ausencia del alelo HLA-B*5701 si se sospecha de RHS. El retraso en la interrupción del tratamiento con Abacavir tras el comienzo del RHS puede ser potencialmente mortal.

-Tras la interrupción del tratamiento por sospecha de RHS, no se debe reiniciar el tratamiento con Abacavir ni con ningún otro medicamento que lo contenga.

-Si se reinicia el tratamiento con medicamentos que contengan Abacavir tras una sospecha de RHS a Abacavir puede ocasionar una reaparición de los síntomas en horas. Esta recurrencia es normalmente más grave que la inicial y puede incluir una hipotensión que puede ser potencialmente mortal .

-Para evitar un reinicio del tratamiento con Abacavir, a los pacientes que hayan sufrido una sospecha de RHS se les debe indicar que se deshagan de los comprimidos.

 

Descripción clínica de la RHS a Abacavir:

Las RHS han sido bien caracterizadas en los ensayos clínicos y la experiencia pos-comercialización. Los síntomas normalmente aparecen en las primeras seis semanas (la mediana de tiempo es de 11 días) desde el inicio del tratamiento, aunque estas reacciones pueden aparecer en cualquier momento durante el tratamiento.

Generalmente causa fiebre y/o erupción. Otros signos y síntomas que han sido observados como parte de las RHS incluyendo síntomas respiratorios y gastrointestinales. De forma importante, estos síntomas pueden dar lugar a que se diagnostique equivocadamente una RHS como una enfermedad respiratoria (neumonía, bronquitis, faringitis) o gastroenteritis.

Los síntomas de RHS empeoran al continuar el tratamiento y pueden poner en peligro la vida del paciente. Generalmente, estos síntomas se resuelven tras suspender la administración de Abacavir.

Raramente, pacientes que han interrumpido el tratamiento con Abacavir por otras razones que no eran síntomas de RHS también han sufrido reacciones potencialmente mortales al cabo de unas horas tras reiniciar el tratamiento con Abacavir. El reinicio del tratamiento en estos pacientes se debe hacer en un lugar donde haya disponibilidad de asistencia médica.

Acidosis láctica:

Con el uso de análogos de nucleósidos se ha comunicado la aparición de acidosis láctica generalmente asociada a hepatomegalia y esteatosis hepática. Los síntomas iniciales (hiperlactatemia sintomática) incluyen: náuseas, vómitos y dolor abdominal, malestar inespecífico, pérdida de apetito, pérdida de peso, respiración rápida y/o profunda o debilidad motora.

La acidosis láctica es causa de una elevada mortalidad y puede estar asociada a pancreatitis, fallo hepático o fallo renal.

La acidosis láctica generalmente aparece después de unos pocos o varios meses de tratamiento.

El tratamiento con análogos de nucleósidos debe interrumpirse si aparece hiperlactatemia sintomática y acidosis metabólica/láctica, hepatomegalia progresiva o una elevación rápida de los niveles de aminotransferasas.

Deberá tenerse precaución cuando en pacientes (en especial, mujeres obesas) con hepatomegalia, hepatitis u otros factores de riesgo conocidos de enfermedad hepática y esteatosis hepática (incluyendo determinados medicamentos y alcohol). Los pacientes con hepatitis C concomitante y tratados con interferón alfa y ribavirina pueden constituir un grupo de riesgo especial.

Los pacientes que tienen un riesgo mayor deberán ser vigilados estrechamente.

Síndrome de Reconstitución Inmune:

Cuando se instaura un tratamiento antirretroviral combinado (TARC), en pacientes infectados por VIH con deficiencia inmunitaria grave, puede aparecer una respuesta inflamatoria frente a patógenos oportunistas latentes o asintomáticos y provocar situaciones clínicas graves, o un empeoramiento de los síntomas. Normalmente, estas reacciones se han observado en las primeras semanas o meses después del inicio del TARC. Con síntomas como: retinitis por citomegalovirus, infecciones micobacterianas generalizadas y/o localizadas, y neumonía por Pneumocystis carinii. Se debe evaluar cualquier síntoma inflamatorio y establecer un tratamiento cuando sea necesario. También se ha notificado la aparición de trastornos autoinmunitarios (por ejemplo enfermedad de Graves) durante la reconstitución inmune; sin embargo, el tiempo notificado hasta su aparición es más variable y estos acontecimientos pueden suceder muchos meses después del inicio del tratamiento.

Osteonecrosis:

Se han notificado casos de osteonecrosis, especialmente en pacientes con infección avanzada por VIH y/o exposición prolongada al TARC, aunque se considera que la etiología es multifactorial (incluyendo uso de corticoesteroides, consumo de alcohol, inmunosupresión grave, índice de masa corporal elevado). Se debe aconsejar a los pacientes que consulten al médico si experimentan molestias o dolor articular, rigidez articular o dificultad para moverse.

Infarto de miocardio:

Estudios observacionales han mostrado una asociación entre el infarto de miocardio y el uso de Abacavir. Hasta la fecha, no hay un mecanismo biológico establecido que explique un aumento potencial del riesgo. Cuando se prescriba Abacavir, se deben tomar las medidas necesarias para tratar de minimizar todos los factores de riesgo modificables (por ejemplo fumar, hipertensión e hiperlipidemia).

Disfunción mitocondrial:

Se ha demostrado in vitro e in vivo que los análogos de nucleótido y nucleósido causan un grado variable de daño mitocondrial. Las principales reacciones adversas son: hematológicas (anemia, neutropenia), metabólicos (hiperlactatemia, hiperlipasemia) a menudo transitorios. Neurológicos de aparición tardía (hipertonía, convulsión, comportamiento anormal).

Lipodistrofia:

El tratamiento antirretroviral combinado se ha asociado con una redistribución de la grasa corporal (lipodistrofia) en pacientes con infección por VIH.

Pancreatitis:

Se ha comunicado la aparición de pancreatitis, pero la relación causal con el tratamiento con abacavir es incierta.

Enfermedad hepática:

No se ha establecido la seguridad y eficacia de Abacavir en pacientes con trastornos hepáticos . Abacavir está contraindicado en pacientes con insuficiencia hepática grave.

Pacientes co-infectados con el virus hepatitis B o C crónica:

Los pacientes con hepatitis B o C crónica tratados con un tratamiento antirretroviral combinado tienen un mayor riesgo de tener reacciones adversas hepáticas graves y potencialmente mortales.

Enfermedad renal:

No se debe administrar Abacavir a pacientes con enfermedad renal en fase terminal.

Infecciones oportunistas:

Los pacientes que estén recibiendo Abacavir o cualquier otro tratamiento antirretroviral aún pueden desarrollar infecciones oportunistas y otras complicaciones de la infección por VIH. En consecuencia, los pacientes deben permanecer bajo estrecha observación clínica por médicos con experiencia en el tratamiento de estas enfermedades asociadas al VIH.

Transmisión:

A pesar de que se ha probado que la supresión viral con tratamiento antirretroviral eficaz reduce sustancialmente el riesgo de transmisión sexual, no se puede excluir un riesgo residual. Se deben tomar precauciones, conforme a las directrices nacionales, para prevenir la transmisión.

 

Reacciones adversas:

Reacciones de RHS (potencialmente fatal) con manifestaciones generales, empeoran con tratamientos prolongados y pueden suponer una amenaza para la vida. En casos raros han sido fatales.

Cutáneas: Erupción (generalmente maculopapular o urticariforme)

Gastrointestinal: Náuseas, vómitos, diarrea, dolor abdominal, úlceras bucales .

Respiratorias: Disnea, tos, dolor de garganta, síndrome de distress respiratorio en el adulto, fallo respiratorio.

Otros: Fiebre, letargo, malestar, edema, linfadenopatía, hipotensión, conjuntivitis, anafilaxis.

Neurológicos/Psiquiátricos: Cefaleas, parestesias.

Hematológicos: Linfopenia.

Hepáticos/Pancreáticos: Pruebas de función hepática elevadas, hepatitis, fallo hepático.

Musculoesqueléticos: Mialgias, raramente miolisis, artralgia, creatina fosfoquinasa elevada.

Urológicos: Creatinina elevada, fallo renal.

Se han descrito casos de acidosis láctica con severa hepatomegalia y esteatosis que pueden llegar a ser fatales en tratamientos que incluyen abacavir y otros antirretrovirales.

Cefaleas, parestesias, edema, linfadenopatías.

Con Abacavir se ve redistribución de la grasa corporal con obesidad de tipo central.

Metabolismo: Hipertrigliceridemia, hipercolesterolemia. Resistencia a la insulina. Hiperglucemia, hiperlactatemia.

 

Fertilidad, embarazo y lactancia:

Embarazo:

Como norma general, cuando se tome la decisión de utilizar agentes antirretrovirales para el tratamiento de la infección por el VIH en mujeres embarazadas, y por consiguiente reducir el riesgo de transmisión vertical al recién nacido, se deben tener en cuenta los datos obtenidos tanto en animales como en la práctica clínica en mujeres embarazadas.

Los estudios en animales han mostrado toxicidad para el embrión y el feto en desarrollo en ratas, pero no así en conejos. Abacavir ha demostrado ser carcinogénico en modelos animales. Se desconoce la relevancia clínica de estos datos en humanos. Se ha demostrado que en humanos se produce transferencia placentaria de abacavir y/o sus metabolitos relacionados.

En mujeres embarazadas, después del primer trimestre de exposición, los resultados en más de 800 casos y en más de 1.000 casos después del segundo y tercer trimestre de exposición al medicamento, no indican ninguna malformación o efecto fetal/neonatal de abacavir. En base a esos datos, el riesgo de malformación es poco probable en los seres humanos.

Disfunción mitocondrial:

Los análogos de nucleósidos y nucleótidos han demostrado in vitro e in vivo causar un grado variable de daño mitocondrial. Ha habido notificaciones de disfunción mitocondrial en lactantes VIH-negativos expuestos a análogos de nucleósido en el útero y/o después del nacimiento.

Lactancia:

Abacavir se excreta en la leche materna. No se dispone de datos sobre la seguridad de abacavir cuando se administra a niños menores de tres meses. Se recomienda que las mujeres infectadas por el VIH no den el pecho a sus hijos bajo ninguna circunstancia, con el fin de evitar la transmisión del VIH.

Fertilidad:

Estudios en animales han mostrado que abacavir no tuvo efecto sobre la fertilidad.

 

Interacciones:

El potencial para interacciones es bajo, no tiene potencial para inhibir el metabolismo mediado por vía de la citocromo P450.

El metabolismo del Abacavir se altera por la administración concomitante de etanol aumentando el AUC del Abacavir en 41%, pero dado su perfil de seguridad dichos cambios se consideran poco significativos.

Las alteraciones de valores de laboratorio fueron poco comunes, siendo estas alteraciones de pruebas de la función hepática, de la creatin-fosfoquinasa, de la creatinina sérica y linfopenia.

En un estudio farmacocinético, la coadministración de 600 mg de Abacavir dos veces al día con metadona demostró una reducción de la Cmax del Abacavir en 35% y una hora de atraso en el Tmax, pero el ABC se mantuvo sin cambios. Los cambios en la farmacocinética del abacavir no se consideran clínicamente significativos. En este estudio el Abacavir incrementó el cleareance promedio de metadona en 22%. Este cambio no es clínicamente significativo para la mayoría de los pacientes, sin embargo, ocasionalmente se podría necesitar un ajuste de la dosis de metadona.

Los compuestos retinoides como la isotretinoina se eliminan por vía de la deshidrogenasa alcohólica. Es posible la interacción con Abacavir, pero aún no se ha estudiado.

Se debe tener precaución cuando Abacavir y ribavirina se administran conjuntamente.

 

Sobredosificación:

En caso de sobredosis el paciente debe ser monitorizado para detectar oportunamente signos de toxicidad y aplicar el tratamiento de sostén necesario. Se desconoce si Abacavir puede eliminarse por diálisis peritoneal o hemodiálisis.

 

Conservación:

Conservar a temperatura ambiente (15-30)ºC.

Mantener fuera del alcance de los niños.

En caso de intoxicación llamar al C.I.A.T. (Centro de Información y Asesoramiento Toxicológico), Hospital de Clinicas, Tel.: 1722.

 

Laboratorios ICU-VITA S.A.

Cno. Castro 489 - Montevideo - Uruguay

Tel.: 2309 1993

www.icuvita.com.uy

 

Inicio | Historia | Ubicación | Actividades en Planta | Buscador | Consultas Médicas | Contacto

Laboratorios ICU-VITA S.A. - Camino Castro 489 - Montevideo - Uruguay | Tel.: (598) 2309 1993 | icuvita@icuvita.com.uy